lunes, 12 de junio de 2017

Gritos:-¡Que salga el maldito! ¡ante la justicia!
Bizz sale detrás de la gran puerta demoníaca, para mostrarse ante los… “buenos”.
Resulta que era Ganjost; el gran mago blanco, junto con sus compañeros. Bizz, con su terrorífica voz, habla:
Bizz:-rugido leve* hola, cómo osáis pasaros con esa actitud a mi humilde morada… deberíais daros vergüenza. ¿habíais venido a negociar?
Ganjost:-dejate de estupideces, qué actitud querés que traigamos acá con un ejército y armados hasta los dientes…
Bizz:-deberíais dejar de subestimar, no soy idiota. Pero al grano, qué queréis.
Ganjost:-que te lleves a tus malditos muertos vivientes, de este mundo.
Bizz no se ríe porque no lo hace, pero se da cuenta de que lo que le piden es una ridiculez.
Bizz:-tenemos derecho de estar aquí como vosotros. Ustedes no sois nadie para quitarnos lo que es nuestro.
Ganjost:- ¡¡¡ y que me dices de la carnicería que armó tu amo, Agrael!!!
Bizz:-hace siglos que no le servimos, inútil. Además quienes los que los atacaron fueron los servidores del innombrable, Agrael se fue de este mundo hace siete años, y no es un carnicero. ¿¿Es que no tenéis informantes??
Ganjost:-¿me estas diciendo que ustedes están acá, viviendo encerrados tras estas puertas desde que dejaron de servir al demonio?
Bizz:-¡que estemos malditos no quiere decir que somos asesinos!
Ganjost mira a sus compañeros, Douglas el gnomo siberiano, Forgrimm el enano y el montaraz élfico Laurelin. Y se sonríen. Una gran idea surge de la complicada mente del mago blanco.
Ganjost:-tengo una propuesta: hay un… “programa rolero” en el pandemonium de azathoth. Ahí en un planeta llamado Canutoide y en una ciudad, Garfael, se busca un héroe que extermine la “basura”... deberíamos hablar de esto en privado.
Bizz, no tuvo problema en invitar a sus nuevos amigos, y a todo el ejército de ursus, duendes, elfos, humanos y enanos, a su base…
Ganjost:-perdon lo de “maldito ante la justicia”

Bizz:-no hay problema… ahora, vamos a tomar té con tortas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario